¿Los antioxidantes previenen el cáncer?

Durante mucho tiempo se pensó -y aún ahora se piensa- que los antioxidantes que ingerimos en una dieta saludable, eran una gran arma para poder prevenir la formación de neoplasias. Dentro del grupo de antioxidantes incluímos a una gran variedad de moléculas, pero destacan por sobre todo las famosas VITAMINAS.

Sin temor a equivocarme, creo que no ha habido médico sobre la faz de la tierra al cual no le hayan solicitado «unas vitaminitas», ya sean para el hijo al que ven pálido y debilucho (y en realidad está bien gordito), hasta para el abuelito enclenque (que sale ha hacer deporte todos los días a las 6am). Siempre las vitaminas! …

Ojo! No estoy en contra de ellas ni mucho menos. Tienen un rol importantísimo en nuestro organismo, pero como todo en la vida, todo exceso es malo, y hoy en día se está comprobando. 

Cabe resaltar (como ya mencioné en mi post sobre las vitaminas del 26/12/13) que hoy en día sé están realizando estudios para comprobar el efecto benéfico de prescribir «suplementos» de vitaminas a personas sanas, pues como sabemos, nuestra dieta diaria y normal ya nos concede los aportes diarios de vitaminas que necesitamos (a ver, me refiero a una dieta balanceada, no a comida chatarra diaria). El detalle es que muchas de estas investigaciones están arrojando resultados sorprendentes y hasta contradictorios: al parecer, no nos protegen tal como pensábamos sino al revés, parecen contribuir a la aparición de algunos problemas de salud, como el cáncer. 

Es esto posible???

Pues todo parece indicar que sí. Que ese viejo refrán que nos dice que «todo exceso es malo» es muy cierto. 
Hace pocas semanas en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine, ha aparecido un editorial sobre el tema. Ojo, no esperen que esta revista hable directamente de las vitaminas, no. Eso ya esta pasado de moda y en realidad las vitaminas no son las que tienen en sí el poder curativo de todo, sino su capacidad antioxidante. 

Nuestro cuerpo es muy sabio, y nuestras células también. Como todo organismo vivo, hay deshechos que aparecen tras finalizar cada proceso realizado con fines nutricionales. Ok, los deshechos de las células tras sus ciclos energéticos son los famosos ROS (especies reactivas al oxígeno, en castellano) los cuales pertenecen a la familia de los FREE RADICALS, elementos de la naturaleza relacionados a daños a nivel biomolecular.

Han aparecido en los últimos años dietas «Detox» que proponen que si ingerimos altas cantidades de alimentos «antioxidantes» podremos prevenir muchas patologías, entre ellas el cáncer. Y esto por qué? Pues se plantea que los antioxidantes ingeridos (vitaminas entre otros) son el escudo protector contra los tristemente famosos FREE RADICALS. Esta idea se basa obviamente en conceptos científicos, los cuales hoy en día están algo en duda. 

Existen cada vez más estudios que demuestran que los antioxidantes de la dieta no protegen al ser humano de la formación de neoplasias, sino que inclusive pueden promover su formación. Investigaciones que usan vitamina E y otros antioxidantes, sorprendentemente han mostrado que aumentaban la presencia de células cancerígenas en los organismos. Es esto posible? Sí, pues como decía líneas arriba, todo exceso es malo. Los antioxidantes cumplen su papel protector pero en cantidades normales, habituales, es decir, en cantidades que ingerimos en nuestra dieta diaria; pero si nos dedicamos exclusivamente a darnos mucho más aporte de estas moléculas, pues estamos generando que a nivel celular ocurran daños que pueden ocasionar un cáncer o lo pueden acrecentar. 

Este concepto es muy controvertido, pero tiene una base biomolecular que si bien aún no se ha comprobado al 100% al parecer! vamos camino a su confirmación. Ojo, este post no tiene como idea alarmar y satanizar a las vitaminas (pobrecitas) y alimentos que las posean. NO, y un rotundo No. Sólo pretende alertar que dietas milagrosas «quita cáncer» basadas sólo en legumbres etc, pues -ojito- quizás nos puedan causar más daños que beneficios.

Debemos estar alertas entonces, y esperar más estudios al respecto. Por mientras, a seguir cuidándonos, comiendo sano y de forma balanceada, es decir, de todo un poco. Somos seres omnívoros, no lo olvidemos.

Muchos saludos a todos, y seguimos en contacto! 

————————–————————–————-
Bibliografía:

  • Chandel N., Tuveson D. The promise and perils of antioxidants for cancer patients. Clinical implications of basic Research. N Eng J Med 371;2- Julio 10, 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*